Relato 6.- MI PRIMER DÍA DE CLASE. Autor: Hardy

Era mi primer día en el nuevo colegio y todo era nuevo para mí…

Al llegar a mi clase, no sin antes preguntar varias veces por la ubicación de la misma, ya pude entrever algunos compañeros que cuchicheaban a mis espaldas.

Debe ser que soy nuevo en el Instituto, pensé para mí…

De repente, una alarma ensordecedora parecía indicar el comienzo de las clases ya que vino acompañada de una estampida de gente que se movía, mochila en mano, de un lado para otro…

Mientras seguía cruzándome con gente, desconocida hasta entonces para mí, creí ver al fondo del pasillo el cartel del aulario que llevaba rato buscando y en el que ya se agolpaban varias personas. Al llegar a la entrada vi como el resto de compañeros parecían conocerse desde hacía tiempo ya que se saludaban de forma amistosa e intercambiaban gestos de complicidad.

Sonó una especie de timbre y la puerta del aulario se abrió, permitiendo la entrada de los que allí se agolpaban. Comenzaron a entrar y a ubicarse de forma aleatoria entre risas y carcajadas contagiosas.

Yo me quedé dubitativo, sin saber muy bien qué hacer, esperando que algo sucediera o alguien se dirigiera a mí para decirme algo.

Entonces, un chico de la parte de atrás de la clase, con el pelo corto y mirada desafiante se dirigió a mí en tono despectivo… ¿Qué pasa gordito….,? ¿No te vas a sentar o qué…?

Se hizo un silencio estremecedor y pude percibir como toda la clase clavaba su mirada en mí…. ¿Es que te ha comido la lengua el gato….? Volvió a reiterarme…. Mientras soltaba una carcajada que se extendió al resto de la clase.

Yo, sin saber muy bien lo que hacer, bajé la mirada y me dirigí a uno de los sitios que aún quedaban vacantes cuando de repente sentí algo caer sobre mi espalda… Al darme la vuelta de forma refleja pude entrever a otro chico que cambiaba la mirada de manera repentina…

Otra carcajada volvió a resonar en mi cabeza mientras fruncía el ceño y seguía dubitativo hacia mi mesa… Volvieron a aparecer mis peores temores sobre mi aceptación por el resto de compañeros y no pude sino agachar la cabeza y quedarme sentado junto a una chica que me miró con cara de resignación.

No les hagas caso…. Son siempre así con los novatos…

Ya,… gracias. Supongo que será así….intenté autojustificarme mientras comenzaba a  sacar las cosas de mi mochila.

Me llamo Teresa, …¿y tú…?

Soy Juan… Juan Fernández….

Mi padre se ha venido a trabajar aquí y nos hemos mudado de ciudad. Soy de Granada.

Por un momento las cosas parecían ir a mejor cuando volví a escuchar esa desagradable voz que ya comenzaba a provocarme náuseas… ¿Qué pasa gordito… No te vas a presentar…?¿Parece que tienes una amiguita, no…? Decía mientras Teresa lo miraba con cara de incredulidad….

De repente, y cuando ya parecía que iban a ensalzarse en una nueva discusión apareció un hombre de pelo canoso por la puerta que provocó un silencio sepulcral…

Seguidamente otra persona con uniforme de policía le acompañaba con una mirada de cómplice…

Buenos días a todos. Espero que hayáis descansado estas vacaciones. Quiero comentaros que hemos firmado un convenio con la Administración y vamos a poner en marcha un programa que se llama DIRECTOR…

Para ello, nos acompaña hoy aquí María Suárez, que es policía y la responsable de esta iniciativa en nuestro Instituto…

Hoy vamos a hablar del Bullying….. ¿Alguien sabe lo que es…?

Mientras seguía hablando un atisbo de esperanza se abrió sobre mi mente. Puede que esta vez no sufriera el acoso de los compañeros por estar “gordito”….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s