No entro en esta 42: ¿Estoy gorda?

Fuente: ZEN (El Mundo)

ANA DEL BARRIO

Tarde de rebajas. Objetivo: pantalones vaqueros. Modelo: pitillo. Talla: 42 o 44 (tras los excesos navideños). Primera parada: Lee. María Arranz acude a unos grandes almacenes y pregunta por unos ‘jeans’ de la talla 42. La dependienta le enseña un modelo W32/L33, talla americana que equivale a 10 números menos que la española.

María se prueba el pantalón, pero no le entra. Pide una talla más, pero la dependienta le dice que en ese modelo no hay más tamaño.

La siguiente parada es Calvin Klein.

– Por favor, quiero unos vaqueros de la talla 42.

– Uy, no hay nada. La talla mayor que nos envían es la 31, es decir, una 40.

– ¿No tienen más talla que la 40? Me supongo que no soy la única que tiene una talla 42 y que no cabe en estos pantalones -se lamenta María.

– Hoy mismo han venido muchas clientas que se quejaban y me preguntaban. ¿Cómo es posible, cómo es posible? -explica la sufrida dependienta.

María se aleja con pena de esos vaqueros preciosos que nunca podrá lucir. Prosigue su periplo y recae en Bershka. La escena en el probador se repite: pequeños. En Zara, consigue entrar en los pantalones de la 42, aunque con cierta dificultad. Por último, acude a Primark y H&M, donde, al final, logra embutirse en unos ‘jeans’.

El vía crucis de María ilustra las dificultades de muchas españolas a la hora de encontrar ropa de su talla. De hecho, un 40% de mujeres reconoce tener este problema, un porcentaje que sube hasta el 60% en el caso de los hombres, según el Instituto de Biomecánica de Valencia. Tras realizar un estudio de las medidas y proporciones de la población española, el informe concluye que “no sólo las tallas no se ajustan a los consumidores, sino que, además, los ciudadanos cambian de constitución según la edad”.

La pregunta que se hacen los clientes es la siguiente: ¿es la ropa la que se debe adaptar a las personas o a la inversa? “Yo soy una mujer normal. Tengo una talla 105 de pecho, o sea 46, y una 42 de caderas, como la mayoría de las españolas. Mi odisea personal para comprar en España era agotadora, porque en muchos modelos, Zara no fabrica más allá de la 42. Hay numerosas marcas cuyo tallaje no es real. ¿Por qué el Gobierno no regulariza este problema?», se pregunta Ellen Souza, española que ahora reside en el Reino Unido, donde no tiene problemas para encontrar ropa.

Problemas para ambos sexos

Las quejas se suceden. “Hasta hace unos meses he usado la talla 32, pero ahora se ve que necesito una 36. Así podría parecer que he engordado o que tengo las caderas de Beyoncé, pero nada que ver. Sigo pesando lo mismo que hace un año, menos de 50 kilos y curvas lo que viene siendo pocas”, afirma Cristina.

Esta disparidad de medidas no afecta sólo a las mujeres, sino también a los hombres. “En mi caso sólo puedo ir a la sección de tallas grandes o especializadas en ello porque tengo una 50/52 de pantalón y de camisa, una XXL. No encuentro talla“, se lamenta Miguel Ángel.

Tanto la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), como asociaciones de mujeres reclaman desde hace tiempo un patronaje común y obligatorio que sea igual para todas las cadenas. De hecho, el Ministerio de Sanidad, bajo la tutela de Bernat Soria, publicó en 2008 un estudio antropométrico de las mujeres para comprobar cuál era la talla real de las españolas.

El estudio determinaba tres tipos morfológicos de cuerpos: cilindro, cuyas medidas de pecho, cadera y cintura son similares y predomina entre las féminas más jóvenes (36%); diábolo, un modelo más abundante a partir de los 30 (39%), basado en tener unas medidas de pecho y caderas parecidos, pero menos centímetros en la cintura; y campana, el más habitual con el paso de los años (25%) y que consiste en pecho y cintura simétricos y caderas más anchas. El estudio iba acompañado de un acuerdo firmado con las grandes marcas para que se comprometiesen a cumplir unos requisitos.

Sin embargo, esta iniciativa cayó en saco roto y siete años después nada ha cambiado. “Antes los modistos adaptaban sus patrones al cuerpo de la mujer. Ahora, hay una talla industrial en masa y es el cuerpo de la mujer el que debe adaptarse a la talla. Se invisibilizan otro tipo de figuras y todo lo que se sale del estereotipo se considera anormal o defectuoso”, asevera Yolanda Domínguez, artista visual que está preparando un trabajo fotográfico con el fin de reflejar la diversidad del cuerpo femenino, abierto a la participación de todas las mujeres.

Riesgos para la salud

Muchas de las personas que no encuentran talla se sienten frustradas y se culpan a sí mismas, un proceso que se acentúa entre los adolescentes y que puede derivar en trastornos alimenticios. Para combatir esta situación cada vez surgen más campañas como las de #PlusIsEqual o ‘I wish I Could Wear’ (en defensa de las diferencias físicas de cada mujer) o ‘No seas presa de la talla’, puesta en marcha por la Federación de Mujeres Jóvenes.

“La industria de la moda te exige una imagen perfecta, pero estar delgada no significa tener hábitos saludables. Cuando siempre has tenido una talla 40 y no entras en ella, te hace pensar que has engordado, aunque no sea así. Esta situación genera daños sutiles y estamos detectando muchos problemas de anorexia y bulimia, derivados de esta obsesión por los cuerpos 10″, asevera María Jesús Mage, presidenta de la Federación.

Desde el Instituto de Biomecánica de Valencia reclaman un cambio de filosofía y que las prendas no sólo incluyan la talla sino también las medidas de las personas como cadera, pecho, cintura y altura, algo que ya sucede en marcas como Decathlon. “El tallaje actual no llega a ser estándar y se basa en estudios de los años 70. No hay ninguna regulación y las empresas no cuentan con las medidas reales”, argumenta Juan Carlos González, director de Innovación en Indumentaria del Instituto, que ha realizado dos estudios en hombres y mujeres para mostrar a la empresas de moda cómo es realmente la población española.

Según explica, en la actualidad hay un grupo normativo que trabaja en desarrollar una nueva pauta de tallaje a nivel europeo, una misión en la que llevan trabajando 10 años debido a su gran complejidad: “Algo está mejorando, pero las empresas de moda deberían actuar porque existe un desfase y es necesario adaptar los patrones a la población“, concluye González.

Mientras tanto, maniquíes, modelos y tallas siguen reflejando un cuerpo de la mujer bastante alejado de la realidad.

Misma talla, distintos centímetros

En Zen nos hemos ido de tiendas para comprobar las diferencias de tallaje entre las distintas cadenas de moda. Así, en una talla 42, puede haber hasta seis centímetros de diferencia en la cintura. Esto es lo que nos hemos encontrado:

PRIMARK (46 centímetros de cintura). Acaba de abrir en Madrid su segunda mayor tienda del mundo. La reina irlandesa del ‘low cost’ se caracteriza por ser una de las cadenas que más talla da en sus prendas. Estos vaqueros cuestan 7,90 euros.

H&M (45 centímetros). La marca sueca de ropa también se distingue por poner a la venta tallas más grandes que las que se encuentran habitualmente en otras tiendas. Los ‘jeans skinny’ de la talla 42 de la imagen valen 9,99 euros.

MANGO (44 cm). La firma española sacó a la venta la línea ‘Violeta by Mango’ de tallas grandes. La colección provocó bastantes críticas al considerar como talla grande la 40. Arantxa Calvera puso en marcha protesta enchange.org para pedir la retirada de la campaña. Estos pantalones de la marca ascienden a 24,99 euros.

ZARA (40 cm). La cadena estrella del empresario Amancio Ortega tiene escasos modelos con tallas superiores a la 42. Estos vaqueros modelo pitillo de Trafaluc tienen un precio total de 12,99 euros.

BERSHKA (39 cm). Del mismo grupo textil que Zara, Inditex, dispone de artículos que dan menos talla al tratarse de una marca orientada a un público juvenil. Los ‘jeans’ de la imagen, de una 42, cuestan 19,99 euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s