La fotógrafa que captó la cara real de los trastornos alimenticios

Tomado de El País

Carmen López

El tratamiento en los medios de la anorexia y la bulimia sigue siendo complicado. La fotógrafa Laia Abril consigue adentrarse en estas enfermedades desde otro prisma.

El debate sobre la imagen de la mujer que se transmite desde los medios nunca termina. Temas como la extrema delgadez de las modelos, los abusos de Photoshop y la presión social acerca de la estética se comentan cada día sin que nada cambie en realidad. Los aparentes esfuerzos de algunas marcas por aportar diversidad a la escena parece, por el revuelo que causan, que tienen como objetivo impulsar sus campañas de marketing en lugar de cumplir con los principios que abanderan.

 

the_epilogue_3693_635x

 

Las impresiones cambian cuando el espectador se enfrenta a la realidad sin filtros que amortigüen el impacto. Ese es el efecto de los trabajos de la barcelonesa Laia Abril, quien acaba de presentar el último libro de su trilogía sobre los trastornos alimenticios. La serie comenzó con A Bad Day un corto sobre el día a día de una joven con bulimia, al que siguió Theinspiration, un fanzine sobre las imágenes que se encuentran en las webs pro-ana (a favor de la anorexia). El tercer trabajo titulado The Epilogue (Daniel Lewis, 2014) narra el entorno de Cammy Robinson, una enferma de bulimia, tras su muerte.

“Siempre digo que tengo mucha suerte con mis personajes, porque es la realidad. Obviamente encontrar a los Robinson, no fue fácil y tomó su tiempo. Así como la madre accedió enseguida a participar, el resto de la familia fue más precavida, por miedo a cómo embarcarse en este proyecto podría provocar el retorno de sentimientos dejados atrás. Pero fueron extremadamente valientes y generosos y entendieron el porqué de todo esto”, explica Laia a través de correo electrónico.

Pese a su continua presencia en los medios de comunicación, el tratamiento de temas relacionados con la anorexia y la bulimia sigue siendo complicado. Existen muchos tabúes en torno a ellos y los prejuicios son habituales. “Para mi era muy importante que el libro fuese lo suficientemente honesto como para hacer justicia a la vida de Cammy y a la dureza de la situación, sin que fuera demasiado crudo de digerir para la familia. Es muy complicado trabajar en la sociedad occidental con historias de este tipo: los personajes se exponen mucho, Internet es violento con las críticas y hay que ser cauteloso”, reflexiona la autora.

Laia Abril tiene formación como periodista, lo que la ayudó a la hora de emprender la investigación sobre la realidad de Cammy Robinson. La reconstrucción de 26 años de vida a través de los testimonios de 12 personas diferentes encajando todas las piezas del puzzle que transmite el mensaje final. Y después, plasmarlo en las páginas: “La estructura del libro y el storytelling del proyecto fue algo que tuve claro desde el principio. Documentar la ausencia era el mayor reto, y de ahí la decisión de utilizar todo el material vernacular posible para poder reconstruir la vida de Cammy”. La propia producción del libro fue parte del proceso, que contó con la colaboración del director de arte Ramon Pez, con quien había trabajado en la revista COLORS.

libro

Una de las páginas de The Epilogue.

Foto: Laia Abril/INSTITUTE


La visibilidad del problema

Tras varios trabajos enfrentándose a la realidad de la anorexia y la bulimia, la autora ha llegado a la conclusión de que no hay sólo un factor que desencadene el problema en una persona aunque, evidentemente, los cánones de belleza o la presión social sean determinantes. “Hay más de cincuenta factores que pueden desencadenar un trastorno alimenticio. Hacemos mal al culpar o señalar sólo un aspecto como el familiar, la sociedad o la publicidad y la moda”, aunque también añade que “sin duda, el incluir en los medios y en la vida pública a personas a las que se admire por sus logros en la vida y no por cómo son físicamente, es un aspecto clave para el cambio”.

El objetivo de Laia con su libro era, básicamente, conseguir la empatía del espectador. Y parece que lo ha logrado: ya ha recibido agradecimientos de personas por su publicación y mensajes de padres que han expresado su concienciación acerca de la manera en la que tienen que educar a sus hijas. “Muy poca gente habla de que trastornos alimenticios son la enfermedad mental con la tasa más alta de mortalidad. Y mucho menos la gente sabe o entiende por qué y cómo se puede morir por bulimia. No sólo es importante normalizar esta conversación para liberar a todas esas familias del peso de la vergüenza, sino que además tiene un impacto muy claro en los presupuestos de investigación y sanidad que se destinan a estas enfermedades”.

The Epilogue es finalista en el Aperture-Paris Photo Award y ya se puede ver un adelanto del documental en el que se acabará convirtiendo el libro. Tras este título, que ahora mismo está en pleno proceso de comunicación, Laia tiene previsto seguir con su trabajo acerca de las enfermedades relacionadas con la alimentación con el objetivo de seguir concienciando y trasladando al público la verdadera cara de esta realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s