Mi peor pesadilla

Una chica, de la que preservamos su identidad, nos envió el siguiente texto para que le diésemos cabida en nuestro blog.
“Hola, me he puesto en contacto con vosotros porque me gustaría ayudar a las chicas que padecen esta enfermedad ya que yo también la tuve y la conseguí vencer. He escrito en mi blog lo que me sucedió  y me gustaría que lo compartiérais en el vuestro si lo creéis conveniente.”
A. R.
“Me gustaría contaros una historia que tiene que ver con el tema de la alimentación, pero más bien de un trastorno, una forma de suicidio en la que puedes acabar con tu vida y con la de las personas que te quieren.

 

1
Hace 3 años más o menos, había una chica que tenía 14 años. Era divertida y la verdad un poco ingenua. Todo marchaba bien: el colegio, la relación con su familia, tenía buenas amigas y amigos y en fin, todo iba bien. Pero una noche poniéndose el pijama, se miró al espejo y vio algo que no le gustaba: tenía un poco de barriga. Ella se veía y pensaba que estaba rechoncha y que tenía que quitarse esa asquerosa y molesta barriga. Tenía en mente decirle a su madre que la pusiese a dieta pero sabía que las dietas de su madre no eran estrictas y que al segundo o tercer día lo dejaba, así que no le dijo nada y esperó a buscar cualquier idea para adelgazar.

Un día, su madre le habló de una niña que padecía de anorexia y bulimia y que había adelgazado 28 kilos en un mes y que la pobre estaba todo el día en su mundo, sin escuchar a nadie y sin tener fuerzas para llevar la mochila en el instituto. Además dijo que toda su familia estaba pasándolo muy mal por ella pero que tenían esperanza de que se curase. La chica solo se quedó con la primera frase que oyó..¡28 kilos en un solo mes! Ella sabía de sobra que eso era una enfermedad y que traería muchas consecuencias a su cuerpo pero ella se decía que lo controlaría, que 28 kilos no quería adelgazar, solo los que les hacían falta. Transformó un trastorno alimenticio en una dieta que solo duraría hasta que ella viese conveninente. A la semana siguiente comenzó un triángulo vicioso que le acarrearía muchos problemas.
Después de comer, ella iba a entrenar porque jugaba a balonmano entonces, aprovechaba el momento para cambiarse y se iba al servicio a hacer lo que todos pensamos. Por la noche se aseguraba de cenar antes de ducharse y hacía lo mismo, además veía si adelgazaba o no gracias al peso que tenía en el servicio.Por la mañana a penas desayunaba.

 

2

Los primeros días lo llevaba más o menos bien, pero de que pasó un tiempo empezaron a aparecer los síntomas claros de la bulimia. Todos los días se enfadaba con sus padres, la regla se le paró por lo que tuvo que mentir a su madre para que no sospechara nada, tenía el pelo más débil y se le caía constantemente y tenía unos grandes cambios de humores. El entrenamiento de balonmano pasó de ser no obligatorio a serlo, cuando corría notaba en pocos minutos el cansancio y la fatiga hasta incluso mareos, pero ella no decía nada y seguía con las pocas fuerzas que tenía.
Comía a escondidas y sobre todo bollería, al instituto llevaba un montón de dinero y se lo gastaba en guarrerías y en la mesa los atracones ya eran habituales, hasta llegó un punto en que su madre se dio cuenta y le dijo que comiese más despacio y menos cantidad. Pero a ella le daba igual, “que más dará si todo lo que coma lo voy a echar” pensaba.
Siguió así unas cuantas de semanas y solo perdió 3 kilos, al ver que no conseguía el peso “ideal” se exigió más de lo que debería. Ya si una noche cenaba ensalada le daba igual que no engordara, eso acabaría en el váter, no le importaba ducharse antes de cenar, iba al servicio que estaba justamente al lado de la cocina y allí dejaba la cena. Ese fue el error que terminaría con su pesadilla pero que empezaría con la de otros.

 

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????

 

Nunca olvidará esa cena: arroz a la cubana con tomate y yogur. Ella siempre ponía música con su móvil para que no oyesen los esfuerzos pero ese día al ver que su familia estaba recogiendo la mesa y hablando no se molestó en ponerla. Se dispuso a dar lo que pertenecía al váter pero de repente alguien abrió la puerta y apareció el ángel que haría que acabase con todo eso. Era su madre. Su cara estaba fuera de sí, alucinando al ver como su hija estaba de rodillas frente al váter y que había un poco de arroz dentro de él. Su cara de alucinación rompió en llantos junto a la de su padre que por los gritos que pegó su madre bajó corriendo de la planta de arriba para ver lo que pasaba. Los dos lloraban y ella decía que no era para tanto, que si tanto daño les hacía lo dejaría de hacer y ya está.
Después de una charla con ellos esa noche se dio cuenta que había destrozado a sus padres y eso le hizo reflexionar. Intentó convencer a su madre de que no lo volvería a hacer nunca, que ella no estaba del todo enferma, que lo tenía controlado y que podía vivir sin vomitar, pero su madre no le hizo caso y comenzó a ir al psicólogo. Los días después estaba en constante vigilancia por sus padres y sus hermanos: no la dejaban sola en ningún momento, no le quitaban el ojo de encima después de cada comida y por las noches cerraban las puertas con cerrojo de todos los servicios.
Al haber estado tantos días comiendo y después vomitnaod, el estómago no hacía la digestión ni nada así que cuando comenzó a comer sin vomitar se puso enferma con un tremendo dolor de barriga. Se hizo unas cuantas pruebas en el médico para ver si algo en su organismo le fallaba o para ver si tenía alguna úlcera en el estómago(al hacer esfuerzos para vomitar puede producirse) y afortunadamente no tenía nada, todo estaba en buenas condiciones. Lo que más me enorgullezco de esta chica es que con su fuerza de voluntad lo superó ella sola, a pesar de que fue al psicólogo solo hablaron de la bulimia y la anorexia en una o dos sesiones. La chica al ver el daño que la había hecho a su familia, no volvió a vomitar.
4
Si estáis pensando que esa chica soy yo estáis en lo cierto. Esta es la primera vez que explico esto al público pero que lo he contado como una experiencia que tuve sin más.Esa fue la peor época de mi vida que nunca olvidaré. No le deseo esto a nadie y ojalá desapareciera esta enfermedad porque es como si estuvieras en un inferno sin estar bajo tierra. Menos mal que mi madre se dio cuenta y acabó todo, porque de no ser así a lo mejor no estaría escribiendo esto, ni estaría en este mundo o estaría en un centro internada con otras chicas con el mismo problema que yo. Gracias a esto aprendí que todo problema tiene solución y que hay otras maneras de adelgazar sin hacerte daño a ti misma, como comiendo sano y haciendo ejercicio. Eso es lo que hago ahora pero ya no por adelgazar sino por mantenerme sana y porque me siento bien al hacerlo, además solo obtienes beneficios. También esto me hizo más segura de mi misma y pude ver las cosas de otra manera. No os obsesionéis en tener un cuerpo como las chicas que salen en la televisión, cada una de nosotras somos perfectas con el cuerpo que tenemos y sinceramente, no veo nada bonito en un cuerpo que más que cuerpo es hueso. Si padecéis de esto pedid ayuda cuanto antes, porque a lo mejor cuando queráis avisar ya sea demasiado tarde para salir de ese agujero oscuro. No estás sola, siempre tendrás a tu familia y amigos para ayudarte y os puedo asegurar que es verdad.
Anuncios

Un comentario en “Mi peor pesadilla

  1.  Este sabado en el programa los reporteros de san fernando se hablara sobre los TCA Y aparece ADAB Y algunas de las familias que asisten a terapia de grupo.

    un saludo P  Antes de imprimir este e-mail piense bien si es necesario hacerlo. El Medio Ambiente es cosa de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s