Resumen de Tesis Doctoral

Resumen de la Tesis Doctoral Procesos Cognitivos y Emocionales en Trastornos de la Conducta Alimentaria.- Percepción de la Imagen Corporal y Toma de Decisiones en Mujeres Onubenses (PICTODEMO).

Autora:

Dra. Concha Martínez García*

Directores:

Dr. Tomás Eugenio Martínez García**

Dr. Jose Ramón Alameda Bailén***

(*): Profesora Interina del Área de Psicobiología, Dptº. Psicología Clínica, Experimental y Social de la Universidad de Huelva.

(**): Facultativo Especialista de Área de Medicina Interna, Hospital Gral. Comarcal “Riotinto” de Huelva.

(***): Titular Universitario del Área de Psicología Básica, Dptº. Psicología Clínica, Experimental y Social de la Universidad de Huelva.

 

INTRODUCCIÓN

En las últimas dos décadas, la revisión bibliográfica de estudios empíricos sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en España, muestra una mejora metodológica gradual y sistemática con, por ejemplo, la implantación progresiva de diseños de doble fase: entrevista a posibles casos y controles (Peláez-Fernández, Raich y Labrador, 2010) o, el incremento de estudios sobre las variables diagnósticas y de eficacia de tratamientos (Fairburn, Cooper y Saffran, 2002); sin embargo, también muestra la necesidad de estudios sobre procesos cognitivos y sus posibles relaciones con los factores de riesgo asociados al desarrollo y mantenimiento de los TCA, entre los que estimamos se encuentran: el proceso de toma de decisiones con la autopercepción de la imagen corporal, entre otros. De la misma forma, adolecen de grupos etarios de control homogéneos a muestras clínicas y nivel social similares a estas, que pudieran mostrar las diferencias en dichos procesos cognitivos, como factores de protección a los TCA para ser impulsados como medidas de Atención Primaria de Salud.

tca

La afección de los procesos cognitivos involucrados en la toma de decisiones tiene una repercusión directa en la capacidad de la persona para desarrollar una vida independiente, autónoma y adaptativa para sí y socialmente (Rolls, 2004) y la Hipótesis del Marcador Somático (Damasio, 1994; 1996a,b) propone que, la toma de decisiones, está guiada por respuestas emocionales (respuestas somáticas) de situaciones análogas que anticipan las consecuencias, positivas o negativas, de las distintas alternativas y, son estas, las que marcarán nuestra elección que entenderemos como más favorable o adaptativa, en función de esas consecuencias anticipadas; es decir, las emociones, lejos de ser consideradas como un obstáculo para una adecuada toma de decisiones, se conforman como un requisito imprescindible para dicho proceso (Simón, 1997).

Los temas sobre como vemos nuestra imagen corporal y la que queremos proyectar hacia los demás, las decisiones que tomamos cada día y aquellas otras que consideramos transcendentales para nuestro futuro, así como también nuestro estado de salud bio-psico-social, son siempre aspectos nucleares de interés, no solo a nivel personal, sino social y del interés de investigadores científicos, tanto de cara al tratamiento de psicopatologías asociadas, como de cuáles son las actuaciones necesarias para poder prevenirlas.

De hecho, un dato actual que se aporta en este trabajo y puede ser, cuanto menos gráfico del interés que este tema despierta, es que aun en la presente crisis económica, existen estudios (Asuero, Avarques, Martín y Borda, 2012; Vaquero-Cristóbal, Alacid, Muyor y López-Miñarro, 2013) que indican la influencia sociocultural que tiene la imagen corporal y los cánones estéticos, hasta el punto de ser tratado como un importante motor de generación de cantidades de dinero apabullante que, a su vez, ha provocado un inmenso número de artículos periodísticos, programas informáticos, audiovisuales, páginas en internet, prensa de estética de gran difusión, clínicas de cirugías estéticas que supone toda una macroindustria* del actual consumismo de la estética corporal.

(*): En el 2009, la International Society of Aesthetic Plastic Surgery (ISAPS) publicó la primera encuesta de intervenciones de cirugía plástica y estética y calculó el número total de intervenciones “registradas”, en 20 países, encuestando a 20.000 cirujanos plásticos de los aproximadamente 32.000 registrados, dando un total mundial de 17.295.557 intervenciones, de las cuales, el mayor porcentaje lo obtiene la liposucción que encabezaba el rankin con el 18,9% del total (3.251.564,72). Teniendo en cuenta que su coste individual medio es de 5000€ /intervención (entre 4000 y 6000 €/intervención), tendríamos unas cifras de 15.257.823.580€ al año. En la estadística de 2012, la lipoplasia aumenta hasta suponer un 20% del total, siguiendo su tendencia al alza (puede consultarse en: http://www.isaps.org).

En estos datos, NO se contemplaron las intervenciones realizadas y no registradas en la contabilidad oficial, ni la de cirujanos no plásticos, ni tratamientos no quirúrgicos (medicamentos y cremas corporales para absorción de grasas, tratamientos en herbolarios, ropas reductoras, cosméticos, etc.) así como también, hay que tener en cuenta el texto firmado de confidencialidad médico-paciente que tiñen a la baja estas cifras.

 

OBJETIVOS

Estudiar si existen diferencias entre dos grupos de mujeres: clínicas (con trastornos alimentarios) y controles (sanas sin TCA), ambas con la misma edad (15 años) y similar nivel socioeconómico, en variables como: la Toma de Decisiones relacionada con la autopercepción de la Imagen Corporal, la composición física muscular y adiposa, hábitos alimenticios y de ocio y tiempo libre, entre otros.

El objetivo principal fue investigar si está relacionada una elevada preocupación sobre la propia imagen corporal, o distorsión en la percepción de la misma, con tomar decisiones de ingerir menos nutrientes de los necesarios o de realizar otras conductas y hábitos no saludables.

RESULTADOS PRINCIPALES

La conclusión principal y más importante es que sí existen diferencias estadísticamente significativas (Tb = -,195; p = ,048) entre ambos grupos en la Toma de Decisiones y, esta, se relaciona de forma inversa con su autoimagen corporal, es decir:

las chicas que tienen una peor autopercepción de su imagen corporal (distorsión de sobreestimación) tienen también unas tomas de decisiones más arriesgadas y desfavorables, especialmente al final de la tarea, siendo estas las del grupo clínico, mientras que las del grupo control, muestran lo contrario: menos distorsión de su imagen corporal y tomas de decisiones más favorables.

Estos resultados se constatan también con los obtenidos a través de mediciones objetivas fisiológicas y el análisis correlacional de variables:

-la toma de decisiones (Indice Gambling global) se relaciona de forma directa con el perímetro torácico (r = ,251; p = ,039) y con el perímetro de cintura (r = ,264; p = ,029). Esto es indicativo de que los mejores resultados netos de la tarea de toma de decisiones lo obtienen aquellas participantes cuyas formas físicas de pecho y cintura son también mayores o, están más desarrolladas y, por contrapartida, las que tienen menores dimensiones corporales en estas variables, obtienen los peores resultados finales en dicha tarea.

-El grupo TCA, ha mostrado significativamente menores índices antropométricos, variables nutricionales generales, perímetros corporales de muñeca, cintura y braquial y áreas braquial y muscular braquial, que el grupo Control.

Otros resultados interesantes han sido los obtenidos sobre cuestiones relacionadas con hábitos o estilos de vida que, en resumen, revelan:

– A las participantes del grupo TCA no les preocupa no dormir, ni cómo pueda estar la situación económica familiar, tienen percepción de no ser importantes para su familia, así como también piensan que no han conseguido logros y, sus hábitos alimentarios son no saludables al intentar evitar la comida tradicional, ni comen habitualmente en su entorno familiar.

– Por el contrario, las participantes del grupo Control han mostrado de forma significativa que, sí les preocupa no dormir lo habitual y también que la economía familiar pudiera estar afectada, tienen sensación de ser importantes para su familia y de conseguir logros propuestos, sus hábitos alimentarios son saludables al procurar llevar a cabo la comida tradicional y en su entorno familiar.

 

CONCLUSIÓN PRINCIPAL

La conclusión nuclear es que, en el TCA, existen procesos cognitivos (toma de decisiones relacionadas con la autopercepción de la imagen corporal, avaladas por sus índices antropométricos y nutricionales) y emocionales (diferente ejecución a lo largo de la tarea de la toma de decisiones, especialmente afectada en la fase de rendimiento, frente a la fase de aprendizaje) que los hacen compatibles con la Teoría del Marcador Somático de Damasio (1996a/2009).

BIBLIOGRAFÍA

Asuero, R., Avarques, M. L., Martín, B. y Borda, M. (2012). Preocupación por la apariencia física y alteraciones emocionales en mujeres con trastornos alimentarios con autoestima baja. Escritos de Psicología, 5(2), 39-45.

Damasio, A. R. (1994). Descarte’s error: Emotion, reason and human brain. Nueva York: Putman & Sons.

Damasio, A. R. (1996a). El error de Descartes. Barcelona: Crítica. 2009.

Damasio, A. R. (1996b). The somatic marker hypothesis and the possible functions of the prefrontal cortex. Philosophical transactions of the Royal Society of London. Series B, Biological Sciences, 351, 1413-1420.

Fairburn, C. G., Cooper, Z. y Saffran, R. (2002). Cognitive behavior therapy for eating disorders: a “transdiagnostic” theory and treatment. Behavior Research and Therapy, 41, 509-528.

Peláez, M. A., Raich, R. M. y Labrador, F. J. (2010). Eating disorders in Spain: Revision of empirical epidemiological studies. Mexican Journal of Eating Disorders, 1(1), 62-75.

Rolls, E. T. (2004). The functions of the orbitofrontal cortex. Brain and Cognition, 55, 11-29.

Simón, V. (1997). La participación emocional en la toma de decisiones. Psicothema, 9(2), 365-337.

Vaquero-Cristóbal, R., Alacid, F., Muyor, J. M. y López-Miñarro, P. A. (2013). Imagen corporal; revisión bibliográfica. Nutrición Hospitalaria, 28(1), 27-35.

LIMITACIONES DE LA INVESTIGACIÓN RECOGIDAS EN LA TESIS

Entre las limitaciones que puede presentar este estudio, entendemos estarían el reducido tamaño muestral, especialmente del grupo clínico, que obedece principalmente al escaso seguimiento de estas pacientes en el ámbito hospitalario una vez han sido dadas de alta de la USMI-J, recordando que al sobrepasar la mayoría de edad, el protocolo para ello requiere que, dicho seguimiento, se lleve a cabo en la Unidad de consultas de S.M. de adultos y, en caso de agravamiento del trastorno, se haría en la Unidad de Agudos de Psiquiatría, por lo que consideramos que esto pueda ser un motivo de desistimiento, en las pacientes afectas de TCA, de acudir a las citas programadas a tal fin. Dicha limitación podría resolverse con la inclusión de muestras procedentes de otras provincias andaluzas.

En relación el número de participantes del grupo control, se ha seguido la sugerencia del Comité Ético de Investigación Clínica, en su sección de Evaluación de Ensayos Clínicos, que indica la proporción de un mínimo de dos participantes controles por cada una de las participantes clínicas.

 

VALORACIÓN DE REVISORES EXTERNOS

Tanto los expertos externos como el tribunal evaluador de la Tesis (calificación por unanimidad: SB Cum Laude) han emitido informes destacando que se trata de un trabajo original, útil y oportuno, por haber logrado conjugar la toma de decisiones con la percepción de la autoimagen y con valores antropométricos y nutricionales que son medidas objetivas, contribuyendo así al avance en la comprensión de los trastornos alimentarios. Así como también, por haber realizado un ajuste en la fórmula para calcular los índices de distorsión perceptual, que logra minimizar los posibles falsos-positivos en distorsión, no siendo esto contemplado en otros estudios de la bibliografía científica.

Igualmente han valorado la metodología utilizada, las condiciones éticas y formales en el manejo de la muestra de participantes, el adecuado análisis estadístico y su debate sobre los modelos actuales y de demostrado valor en neurociencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s